Narrativa gótica

La novela gótica es una novela que mezcla amor y terror en una ambientación pseudomedieval, de regusto romántico, con presencia de elementos sobrenaturales. El género fue inaugurado por Horace Walpole, con el Castillo de Otranto (1764), donde ya aparecen los enredos familiares, las ruinas y hechizos demoníacos que se popularizarían en las obras posteriores. Los excesos melodramáticos hicieron que surgiera una novela gótica paródica, donde los elementos misteriosos son absurdos y explicados racionalmente o los personajes aparecen como caricaturas.

Algunas obras destacadas son Los misterios de Udolfo, de Ann Radcliffe; El manuscrito encontrado en Zaragoza, de Jan Potocki o El monje, de Matthew Lewis. Estas obras marcaron una de las tendencias básicas de la literatura de terror, con los crímenes provocados por monstruos o aliados del demonio, una corriente muy cultivado durante los siglos XIX y XX, y también las leyendas románticas tradicionales, como las de Bécquer.

La literatura gótica es la literatura asociada al movimiento gótico. Incluye obras muy conocidas como Drácula, Frankenstein, El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, los cuentos Edgar Allan Poe y más recientemente La sombra del viento.

El renacimiento del gótico fue la expresión emocional, estética y filosófica que reaccionó contra el pensamiento dominante de la Ilustración, según el cual la humanidad podía llegar al conocimiento verdadero y obtener felicidad y virtud perfectas; su hambre por este conocimiento dejaba de lado la idea de que el miedo podía ser también sublime. Las ideas de orden de la Ilustración fueron siendo relegadas y dan paso a la afición por el gótico en Inglaterra y así se va abriendo el camino para la fundación de una escuela de la literatura gótica, derivada de modelos alemanes.

Las narrativas góticas proliferan entre 1765 y 1820, con la iconografía que nos es conocida: cementerios, baldíos y castillos tenebrosos llenos de misterio, malvados infernales, hombres lobo, vampiros, «doppelgänger» (mutantes, o doble personalidad) y demonios, etc.

De entre las características del movimiento gótico destacan: Es melodramático, exagera los personajes y las situaciones con el fin de acentuar los efectos estéticos. El autor crea un marco sobrenatural que facilita el terror, el misterio y el horror. Existencia de lugares solitarios y espantosos que subrayan así los aspectos más grotescos y macabros de la producción. Exaltación de la relación entre terror y éxtasis. Embellecimiento de la muerte como un deseo por el dolor. Importancia de escenario arquitectónico, para enriquecer la trama; las sombras y contornos de luz delimitan espacios y recrean sentimientos melancólicos. Referencias a la locura, falta de raciocinio, bestialidad y otras situaciones inhumanas o sobrenaturales. La polarización del bien y el mal, este último siendo interpretado por un hombre cruel que hará de malvado. El arte gótico utiliza elementos oscuros.

 

Anuncios

Acerca de Georgina

Cumpleaños 18 de noviembre de 1978 / De Mollerussa, Cataluña, España
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Narrativa gótica

  1. emmadivine dijo:

    Estupenda actualización de la narrativa gótica!

    Millones de gracias por pasarte por mi fotolog!

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s